Etiquetas

, , , , , ,

Era fraile, y catedrático de Teología en Salamanca y Oviedo, y sin embargo fue el azote de los escolásticos y tomistas de su época, la primera mitad del siglo XVIII. Protegido por los reyes (Felipe V y Fernando VI), dio la batalla a lo establecido y la ganó: él fue el primer propagandista español de las nuevas ideas (las luces) que por entonces comenzaban a recorrer Europa.

Sacó el hacha a pasear y no dejó títere con cabeza, y en sus dos obras magnas, el Teatro Crítico y las Cartas Eruditas, dio un repaso a casi la totalidad de la sabiduría de su época, a la que volvió del revés. Fue un enciclopedista, por lo tanto, y un sabio.

Por ejemplo, hablando de escribir, de la escritura, de las personas que se dedican a ello, entre otras muchas cosas dijo lo siguiente:

A un espíritu que Dios hizo para ello ―para escribir con soltura, se refiere―, espontáneamente se le presentan el orden y distribución que debe dar a la materia sobre la que quiere escribir: la encadenación más oportuna de las cláusulas; la cadencia más airosa de los períodos; las voces más propias; las expresiones más vivas; las figuras más bellas. Es una especie de instinto lo que en esto dirige el entendimiento.

Esto es expresarse, ir al grano y dejarse de perífrasis, y no lo que se hace ahora. Pero esperen, que aún dice más. Escuchen:

La gala de las expresiones, la agudeza de los conceptos, la hermosura de las figuras, la majestad de las sentencias…, las ha de hallar cada uno en el fondo de su propio talento. Si ahí no las encuentra, no las busque en otra parte. Ahí están depositadas las semillas de esas flores, y ese es el terreno donde han de brotar, sin otro influjo que el que, acalorada del asunto, les da la imaginación.

Ahí queda eso, y el que quiera entender, que entienda.

———————————————–

Como yo también tengo que poner algo de mi parte, os dejo estos enlaces:

España en la actualidad (fotos)

Paisajes españoles

Libros GRATIS de mi cosecha

Más libros para aprender a hacer cosas (y etc., etc., etc.)