Etiquetas

, , , , ,

Es este mes de septiembre el mejor para coger calamares de los buenos, es decir, para pescar a mano y con guadañeta (el arte que se usa para ello) la mayor parte de los cefalópodos, al menos en el Cantábrico.

He aquí una manera de hacerlos:

Tras el acuerdo se acercaron a casa de Moreto.

―¿Tienes una sartén de hierro?

―Sí, esta.

Era una sartén con asas, tipo paella pero de borde más alto.

―Esta está bien. ¿Tienes vino?

―¿Blanco?

―Sí.

Fermín puso la sartén al fuego y echó un poco de aceite, y mientras se calentaba pasó los calamares por el grifo.

―¿Tienes una tapa?

―Sí, toma.

Cuando el aceite humeaba los colocó en la sartén, que chisporroteó, aunque colocó la tapa.

―Ya está.

―¿No se limpian? ―preguntó el alcalde.

―No, estos no, no vale la pena. Se come todo.

―¿Y cuánto tardan en hacerse?

―Un cuarto de hora.

―¿Sólo?

―Bueno, o veinte minutos. Diez y les das la vuelta. Luego les echas un poco de vino, bajas el fuego y los dejas otros diez. Eso es todo.

 

¿Y qué sale de lo anterior? Pues esto:


Mira ESTAS FOTOS y ya me contarás.

¿Y ESTO?