Etiquetas

, , , , ,

A esto se le podría llamar tarta, y desde luego que lo parece. Además, aviso, es buenísimo y muy fácil de hacer.

Lo primero es cocer uno de esos bizcochos que llevan yogur:

En un cuenco se baten tres huevos, se le añade un yogur (de los normales, nada de fantasías, aunque valen todos), se bate otro poco, y a la masa resultante se le añade la cantidad de aceite que quepa en el vasito del yogur; puede ser de girasol o de oliva o mitad y mitad. Luego dos veces el contenido del vaso del yogur con azúcar, y tres con harina.

Esta masa se bate (o se mezcla bien) de forma que quede compacta y sin grumos, y a continuación se le añaden dos o tres peras (de las de agua) peladas y más o menos picadas; mejor que estén bastante maduras.

El contenido del cuenco (la masa con las peras picadas) se vierte en un molde de horno y se cuece como cualquier bizcocho: a horno no muy fuerte (a 150º sólo por debajo) durante media hora o tres cuartos. Se mira de vez en cuando y se le mete una aguja, y cuando el bizcocho aún está medio blanducho, pero la aguja sale seca, se saca del horno y se deja enfriar. Este bizcocho no lleva levaduras ni nada de eso, luego no sube y se desborda del molde ni al final queda esponjoso.

Se le deja reposar en la nevera (está mejor de un día para otro), y el día que se vaya a comer se desmolda en una bandeja, se le corta por la mitad haciendo dos partes, la de arriba y la de abajo, y sobre la de abajo se echa la mitad del relleno.

Relleno: en un cazo se funden (a fuego muy lento) dos o tres tabletas de chocolate negro (unos 300 g), a las que se añade un poquitín de agua, otro poquitín de leche y uno o dos chorros de coñac (o de ron). También se puede añadir un poco de azúcar, según se vea cómo está de amargo; para ello, se prueba esta masa.

Una vez dispuesta una buena capa de chocolate sobre la parte de abajo del bizcocho, que se puede alisar con una cucharilla, se coloca encima la parte superior procurando que no lo aplaste demasiado, y una vez montado todo, se recubre con el resto del relleno, la masa de chocolate, cubriéndolo por completo, incluidos los laterales.

En esta foto se ve cómo queda:

Parece que luce poco, pero es que el chocolate es muy oscuro y no sale bien en las fotos.

Se deja reposar en la nevera hasta la hora de comérselo, y cuando se sirva se parte verticalmente en lonchas como cualquier bizcocho. Este es el aspecto que tiene el corte…

… que parece mazapán. Si se cuece menos (que la de la imagen) queda más cremosa por dentro, que a muchas personas les gustará más.

Ya me contaréis si os habéis chupado los dedos o no.

AQUÍ y AQUÍ se habla de asuntos de cocina española, y además, si quiere ver otras cosas (libros de varias clases, aunque sobre todo novelas de aventuras), hay que ir a ESTE ENLACE.