Etiquetas

, , , , ,

SÓLO PARA LECTORES

Hay una novela en Amazon (Crucita y yo) que, para mi sorpresa, ha pasado casi desapercibida. Creía que los lectores se iban a interesar en las andanzas y aventuras sin fin de estas dos hermanas, pero no ha sucedido así. Claro, no es una novela romántica al uso, de esas de amoríos rosáceos (e inconsistentes, habría que añadir), sino algo mucho más enjundioso que recorre cuarenta años de nuestra historia más reciente…

Como no quiero destripar el cuento, que tiene bastante miga, pongo a continuación la sinopsis y que cada cual juzgue:

Crucita, niña rizosa, poetisa, trigueña, ojizarca…, y lo que es más, chavala espectacular, parlanchina a más no poder y señalada por el dedo del Cosmos, que no es cosa que se vea todos los días. Ser privilegiado, en suma, cuyas andanzas son largas y enrevesadas, sí, muy aparatosas y teatrales, y movidas…

Crucita, a quien también se conoció como Maricruz (pero eso no se dice porque es nombre de gallina), o como rubia, bella durmiente, niña pequeña, especie de maciza y otros muchos adjetivos del mismo tenor, nació de unos seres que se querían; vivió a cuerpo de rey toda su vida; se reprodujo, aunque no sin dificultades, y enfiló el camino hacia adelante con la satisfacción del deber cumplido…

¿Aún me escuchan…? Pues les voy a decir más. Palabras acabadas en culo hay muchísimas, casi todas de cuatro sílabas, y las principales son: báculo, cenáculo, pináculo y tabernáculo; vernáculo, espiráculo y oráculo; o bien, espectáculo, habitáculo, tentáculo y obstáculo… […]


Y bien, hasta aquí esta presentación. Si alguien quiere saber más puede echar una ojeada al libro en este enlace:

o seguir leyendo cosas en este otro:

https://crucitayyo.blogspot.com.es/

o también, MIRAR AQUÍ