Viento sur en la costa norte española

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Viento sur sobre la dársena de Puerto Chico, en Santander

La meseta castellana finaliza abruptamente en su vertiente norte, lo que delimita un pronunciado escalón en la parte que da hacia el mar Cantábrico, escalón más acusado en Asturias y Cantabria, que provoca un curioso efecto meteorológico. Este efecto, conocido como efecto Föhn, se observa también en otros lugares de la península, siempre en laderas que están a sotavento de altas montañas, caso de los Pirineos o Sierra Nevada.

Cuando en las regiones que están al norte de la cordillera cantábrica soplan vientos del sur, las masas de aire se desploman desde las montañas y se acumulan en el fondo de los valles, aumentando de esta forma la densidad, y con ello la presión, y por lo tanto (según enseñan las leyes de la Termodinámica), la temperatura. La consecuencia más inmediata de tal estado de cosas es el aumento súbito de estas temperaturas en las zonas bajas, pudiendo alcanzarse en la costa 23º o 24º en días de invierno, cuando la cercana meseta se encuentra cerca de 0º. (Por ejemplo, en Reinosa, punto álgido [más frío] de semejantes turbulencias, ya se dice: «En este pueblo sólo hay dos estaciones: el invierno y la de la Renfe».)

Otro resultado chocante de tal estado de cosas es el inmediato y paralelo descenso de la humedad del aire, lo que despeja las brumas y da origen a una gran transparencia de su atmósfera, por lo general neblinosa en estos lugares.

En la bahía de Santander, por ejemplo, los días de sur son muy adecuados para hacer fotografías, pues el paisaje se adorna de nuevos matices y tonalidades, y sus aguas, de ordinario mansas, se encrespan como en mar azotado por vientos que alcanzan normalmente los 100 k/h.

A este viento, en Santander, se le conoce como surada o ábrego, y en el lugar del fondo de la bahía del que procede, se abre un agujero por el que asoma el cielo azul, fenómeno conocido localmente como agujero del ábrego.

El agujero del ábrego en el fondo de la bahía.

Suele verse hacia el sudoeste, por lo que a la hora del ocaso asomará por allí el Sol inundándolo todo con una curiosa luz, tal y como se puede apreciar en las fotografías que ilustran esta entrada.

Y ya, puestos a tratar de fenómenos extraños, los interesados en novelas de aventuras pueden mirar AQUÍ.

 

Paisajes españoles diversos pueden verse AQUÍ.

Anuncios

Establecimientos hosteleros españoles

Etiquetas

, , , , , , , , ,

En España hay bares, cafeterías, colmaos, tabernas, figones, fondas, tascas, mesones, hostales, pensiones, hoteles, paradores… Otra cosa no habrá, pero establecimietos de la rama de la hostelería, abundan. Y de todas las clases, tipos, precios y ubicaciones. A guisa de muestra, ahí van unos cuantos:

Piscina bajo los Picos de Europa

En Madrid…

 Bar en Matalascañas (Huelva)

Patio del Parador de LermaEn un bar de la costa de Cádiz…

 

Más historias de nuestro tiempo.

 

Y más fotos como las anteriores, AQUÍ.

El verano en España

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Que no es uno sino varios; hay donde elegir. Por ejemplo, en Santander,

o en Castilla;

en Salamanca,

o en Alicante, que es lo clásico de las agencias de viajes y todo eso. Bueno, el que quiera pasar calor que se apunte.

Y para que nada falte, busque nuevos escenarios veraniegos (que los hay, y abundantes) en ESTA DIRECCIÓN.

 

Más fotos como las anteriores, en ESTA OTRA DIRECCIÓN.

 

 

Para acabar el verano…, aventura

Etiquetas

, , , , , , ,

¿Quiere usted enterarse de una vez por todas de qué va este libro, tan largamente anunciado? Pues nada más fácil, porque desde el 10 al 14 de septiembre se puede descargar (gratis, lógicamente) la primera parte (200 paginitas) llamada Allegro vivace en esta dirección:

Pues bueno, esto es todo. El que quiera que la baje, que ya digo que esos días es gratis y más no puedo hacer…

O sí, porque se me ocurren otras dos cosas:

1 / Si se quieren ver otros libros (cosas de todo tipo, aunque sobre todo novelas), hay que ir a ESTE ENLACE.

Y 2 /  Los que no queráis gastar dinero y estéis interesados, también podéis leer cosas mías. Eso se puede hacer es esta dirección:

https://sites.google.com/site/novelasgratisdecamargorain/

Ahora mismo hay una novela histórica muy bonita (Edad de las tinieblas) y alguna otra cosa. Entráis y echáis una ojeada, y si veis algo que os interese, lo descargáis; lo hay en mobi, en epub y en PDF. En este lugar no hay problemas de virus ni troyanos, como sucede en otros sitios, puesto que es una página que manejo yo.

 

Horrores del estado del bienestar

Etiquetas

, , , , , , , , ,

El estado del bienestar tiene sin duda grandes ventajas, como las viviendas, los hospitales, los ascensores, los vehículos (sin olvidar las vacaciones), que están al alcance de todos, pero ese mismo mecanismo, que podríamos llamar de masificación, produce efectos indeseables. Por ejemplo, la imagen que antecede a estas líneas.

Es fácil encontrar en la geografía española lugares como este. La foto podría estar hecha casi en cualquier parte, una calle de un lugar anónimo (este está en la costa mediterránea)… con la salvedad de que no es una calle. Es una carretera, y una carretera importante, nacional. Hay muchos lugares en nuestro país en donde sucede semejante fenómeno (sobre todo en zonas costeras). Los pueblos, debido a su crecimiento, se agrupan unos con otros, y el resultado para quien recorre esa carretera es un constante transitar por lugares poblados, con todos los inconvenientes que eso conlleva.

A veces se hacen veinte, treinta, cincuenta o más kilómetros por una interminable calle plagada de bloques, pasos de cebra, semáforos, rotondas, badenes, bandas sonoras, continuas limitaciones de velocidad a 50 k/h, a 40, a 30, a 20… Los coloristas contenedores de basura son el adorno más frecuente, aunque también abundan las terrazas de cafetería (con las inevitables sombrillas) y letreros en los que mayormente se menciona la comida: el término parrillada es el más frecuente en muchísimas carreteras españolas, seguido por menú del día, chuletón y otros varios que gozan de una celebridad que parece infundada. A veces pienso que el pueblo español está muerto de hambre, tal es su abundancia.

Y si uno, por encontrar algo de variedad en el paisaje tras tantos kilómetros de uniformidad, se desvía por alguna de las calles laterales en busca de una bocanada de aire fresco, se expone a entrar de lleno en el reino del terror o de la más siniestra ciencia ficción. Ni en las peores pesadillas podríamos imaginar lo que tras los bloques se encuentra, un ejemplo de lo cuál puede verse en la siguiente fotografía.

(Nota: tengo más fotos como las anteriores, pero ya las pondré otro día.)

Y bueno, el que quiera saber más, que mire AQUÍ, donde a veces (tampoco con frecuencia) se hace mención de este asunto y otros parecidos.

Los protagonistas son tres…

Etiquetas

, , , , , , , ,

… Eduguá, la negra y el cachalote, pero los personajes significados son muchos más, como el Cacho Madera, la abuela Tente, Sandi, Jonás (también llamado Charles Ortiz), Andrea la maracucha, Proserpina, el astronauta Al Cecato, el mayor, don Marcel, un architeutis de quince metros de envergadura, Ton el negro… En fin, muchos, que la historia no es parca (100 años de narración y 800 páginas de texto).

(Y si hace clic sobre la imagen…)

Libros de aventuras de verdad para leer este verano

Etiquetas

, , , , , , , ,

Ya podéis ir preparando el lector y la cabeza, porque si esta estación que viene, el verano, se os complica (o sea, que os deja la novia o el novio, o en el trabajo se niegan a daros vacaciones, u os meten en la cárcel o en el hospital, o llueve…, o lo que sea), siempre podéis salvar el escollo y viajar, sí, viajar, aunque sea con los ojos de la mente, que tampoco es mala forma de hacerlo. Para ello, ¿qué mejor ocupación que la de leer libros de aventuras?

A los que les gusten estos libros, y que además sean narraciones históricas, les puedo recomendar varios:

Ojos azules, que se puede ver aquí: https://www.amazon.es/dp/B072N822Q9

El viaje del morisco, aquí: https://www.amazon.es/dp/B079TBP55B

o Dios conmigo, aquí: https://www.amazon.es/dp/B018XOY7NU

Los detalles, es decir, de qué van, cuánto valen (baratísimos), quiénes son sus protagonistas y todo eso, se pueden ver en las páginas indicadas, en las que se dan toda clase de pormenores. Eso sí, y esto es de mi cosecha: son libros serios, sin tonterías.


Pero hay más (más libros de aventuras), como este, recién publicado:


Los anteriores, aparte de pertenecer al género de aventuras, son libros históricos, que podríamos decir, pero también hoy otros contemporáneos (que a lo mejor os gustan más) AQUÍ.

 

La mayor aventura jamás contada

Etiquetas

, , , , , , , , ,

Imagínese el mundo del siglo XXI. No el de principios (la actualidad, que de sobra conocemos), sino el que se nos viene encima. El mundo de los decenios de los años 30, los 40, los 50…, al final del cuál…

(esto tiene lugar durante el solsticio de verano del año 2050, o el solsticio de verano del 50, como dice la negra: […] así que la primera noche, también la primera noche de aquel verano, el verano del cincuenta, mientras la civilización llegó a buscarnos la pasamos solos […]),

… sucede el milagro, que milagro fue y estupefactos dejó a los miles de millones de habitantes de nuestro planeta Tierra.

¿Qué fue ello? No lo desvelaré, claro está, pero allí intervinieron fuerzas de las que aún no tenemos noticia. ¿Cómo íbamos a tenerlas, si los seres que las produjeron desdeñaban a la humanidad como interlocutora? ¿Para qué nos iban a necesitar, si ya existen los cetáceos?… Y es que no somos el centro del mundo, como muchos piensan, sino una especie que, si algo no lo remedia, está dando sus últimos suspiros.

La aventura de las luces azules es la última de las novelas que voy a publicar, una narración futurista (una fantasía, por lo tanto, y una fantasía bonita), en la que se aborda el problema de la evolución (de la evolución de la materia, se entiende, que desde el big bang no ha cesado de reelaborar sus estructuras, galaxias, estrellas, seres vivos…), lejos, muy lejos de las coordenadas hoy cotidianas, toda esa anticuada e inane jerga de izquierdas, derechas y demás zarandajas con que se entretiene a las por definición acríticas sociedades actuales. Es preciso traer a colación asuntos nuevos, y pensar en ellos, pues el mundo que nos espera no se va a componer de lugares comunes y baladíes y trasnochadas frases hechas…

La aventura de las luces azules es un título que lo define a la perfección. Es una aventura, vaya si lo es –una innumerable sucesión de ellas–, y amén de otros elementos (la superficie de los continentes, sí, pero también la del océano, sus más profundos abismos y la inmensidad de los yermos espacios interplanetarios…), está aderezada por los efluvios –de los que no sabemos nada– de las ondas telepáticas, es decir, las que se supone que emiten –aunque aún no las hayamos detectado– máquinas tan complicadas como los cerebros de los animales superiores. ¿Y quiénes son los animales superiores?, se preguntará más de uno. Pues se supone que las personas… y los cetáceos. Hay más, y tampoco habría por qué circunscribirse a ellos, pero para no complicar el asunto, los personajes principales de la historia son tres: un europeo que nace el 1 de enero de 2001 –justo con el milenio–; una negra procedente de la selva caribeña y cuya mayor afición es el mar, y un cachalote del océano Atlántico; telépata, por supuesto. Entre los tres dan cuerpo a esta ingente narración –La aventura de las luces azules–, que se extiende durante 100 años y 800 páginas.

Esta no es una narración de ficción científica (impropiamente llamada ciencia ficción), puesto que aquí no se habla de ciencia (o se habla muy poco), pero que inevitablemente cuenta con elementos de ese género, como la telepatía y la presencia de inteligencias extraterrestres. Entendámonos, la presencia, que no quiere decir su aparición en escena en carne mortal, puesto que no creo que estos seres sean tan tontos como para descender a la Tierra que conocemos, y menos con la que está cayendo en la sociedad de analfabetos informáticos que caracteriza los tiempos actuales. Sin embargo, allí están, contemplándonos con estupor desde el lugar que ocupan…

La que publico ahora es la primera parte, subtitulada Allegro vivace, y luego, con intermedios de unos meses, seguirán las restantes, Rondeau, Scherzo allucinante y Andante con moto e finale.

¿Qué más quieren que les cuente?, porque podría hablar de tantas cosas… De las aventuras abisales de la negra; de los conciertos de puertas chirriantes en alta mar –puesto que la música es parte fundamental en esta historia; del astronauta perdido para siempre en órbita solar; de la bienaventuranza, especie vegetal de allende los espacios siderales; de la boda por ondas electromagnéticas y los coloquios con seres que están lejos, muy lejos… pero no diré más. El que esté interesado en leer semejante cuento, que cuento es, y provisto de colosal fantasía desbordada (es el mundo del futuro), pronto podrá hacerlo. Ya os tendré al tanto.